El parlamento de las Mujeres, convocado por Mujeres Creando, es un escenario político para escucharnos y para hablar en primera persona, para construir un tejido de visiones múltiples que no pueden ser simplificadas bajo un denominador comùn, para encontrar con el aporte gota a gota de cada mujer todos los matices posibles del difícil momento que vivimos.

NO ES POR ESO UN ESCENARIO DE EXPERTAS, DE PRE CLARAS, DE ESTRELLAS, ni de intelectuales. La palabra de cada mujer vale lo mismo que la de la siguiente o la anterior. Hemos invitado a más de 40 oradoras entre la primera y segunda sesión buscando justamente mujeres dispares, impares, chulas, insólitas, prohibidas, criticadas, viejas o jòvenes. No buscando la diversidad como foto de benetton con que adornar un mismo discurso, sino buscando escuchar diferentes voces incluso irreconciliables.

NO BUSCAMOS ARMAR REPRESENTACION, buscamos generar las condiciones de un diálogo como ojetivo polìtico. Buscamos repensar juntas las politicas del dialogo. De diálogos corporales y simbólicos no únicamente verbales. El parlamento de las mujeres  ha sesionado por primera vez los días martes 12 de noviembre, bajo un cielo paceño surcado por aviones militares y bajo una completa situación de miedo, el miércoles 13 cuando terminamos la sesión habían dos muertos de bala y dinamitazos en la ciudad de La Paz. Abrir este espacio en estas condiciones no es fácil pero es mas urgente. Es también un espacio para demostrar como puedes procesar tus miedos, como las condiciones del dialogo no son bajo la lógica que las instala el poder convirtiendo el dialogo en escenarios de manipulación. El Parlamento de las Mujeres le ofrece a la sociedad boliviana una salida concreta: hoy analizar y hablar es lo mas importante y si no podemos hacerlo es sólo porque media el poder y las ganas de manipularnos.

Es una propuesta muy importante para que un conflicto político no sea trasladado al escenario fascista de las armas y la violencia, para que no sea trasladado al escenario donde gane el mas fuerte o de los elegidos y los expertos. Lo que quieren es pasar de ocupar el Estado a ocupar nuestras mentes, nuestras emociones y nuestros cuerpos por eso el parlamento de las mujeres es tan vital, tan efectivo, tan sanador y tan profundo.

 

1ra sesión completa

 

2da sesión completa

"Reunidas en un cine, lo que pasó es de película. Afuera, las calles de La Paz están desiertas por un toque de queda declarado por el miedo y el cielo surcado por aviones y helicópteros militares. Adentro, el cine colmado por mujeres que llegan temblando, llorando o ambas cosas, y que con ese temblor y ese miedo, están dispuestas a compartir palabras y sentimientos. Es el Parlamento de Mujeres. .. "

La Vaca de Argentina Bolivia: 1º sesión del Parlamento de las Mujeres: un encuentro para pensar sin miedo

 



"Frente al caudillismo evista, el proyecto cruceño enfrentó otro caudillo aparentemente antagónico, pero al mismo tiempo complementario. Un hombre blanco, empresario, presidente de un ente “cívico”, que usó el fanatismo religioso y un discurso abiertamente misógino y que entre líneas promete a los hombres de la sociedad la recuperación del control sobre las mujeres. Al punto de que su brazo derecho, abogado y consejero, es el defensor de lo que en Bolivia se ha llamado la Manada boliviana, quienes violaron a su propia amiga en una noche de discoteca. El fundamentalismo religioso del cívico cruceño llamado Camacho vendió la idea de la recuperación de la familia, la nación y la persecución del “mal”; disfrazó sus racismo como interés nacional y su misoginia como interés de la familia. El antagonismo aparente exacerbó los ánimos, polarizó el conflicto, y sustituyó los argumentos por democracia y los convirtió en puestas en escena de enardecimiento machista."

La Vaca de Argentina Bolivia: La Noche de los cristales rotos, por María Galindo

 

 

Intervención de Rosana Barragan

 

Intervención de Pamela Valdez

 
 

Intervención de Laura Libertad, mujer con pene

 

Intervención de Danitza Luna, feminista

Intervención de Marisol Díaz

Intervención de Laura y Sara del Feminismo Cunumi

Intervención de Greta Vargas

Intervención de Tomasa Gutierrez

Intervención de Laura Humerez

Intervención de Tatiana Dalence

 

Charla en la UNAM en el Instituto de Estudios Latinoamericanos

CAMBIO DE HORARIO: de 15:00 a 19:00

La noche de los cristales rotos

Escrito por María Galindo, publicado originalmente en La Vaca y su traducción al ingles en Toward freedom

En medio del terror, las hordas y las peores noticias, la artista boliviana María Galindo, fundadora de Mujeres Creando, escribió para lavaca.org esta nota que explica el golpe de Estado en Bolivia, sus consecuencias y también lo que implica para el continente. Lo llama “la etapa fascista del neoliberalismo”, en la cual el fundamentalismo religioso pone el condimento disciplinador de las mujeres. Montando sobre el deterioro de los gobiernos progresistas, irrumpe con violencia, fake news, racismo y discursos de terror. El objetivo: el saqueo. ¿Cómo enfrentarse a eso? Galindo propone su hipótesis.

Quemar las whiphalas -bandera que ha representado en todo el continente a los pueblos indígenas- de todas las instituciones públicas es un acto fascista, pero igualmente fascista es todo embanderamiento de las ideas, los cuerpos y los espacios.

Entrar al Palacio de gobierno con una biblia y una carta en la mano para arrodillarse ante cámaras con ningún mandato popular de legitimidad es un acto fascista y golpista.

Quemar las casas de integrantes del gobierno de Evo Morales es fascismo.

Quemar la casa del rector de la Universidad Publica, Waldo Albarracín, que ha sido siempre un defensor de derechos humanos es un acto fascista de amedrentamiento social contra cualquiera que ose tomar la palabra, asumir una postura disidente contra Evo Morales o cuestionar el fraude electoral.

Estos son algunos de los ejemplos que están inundando las pantallas de televisores y celulares en el mundo entero.

Escribo bajo una lluvia torrencial en una noche que la he bautizado ya como la Noche de los Cristales Rotos, porque está destinada a sembrar miedo, a abrir todas las heridas de una sociedad colonial racista, misógina y homofóbica. El revanchismo ha tomado las calles en busca de sangre, en busca de enemigos.

Hoy en Bolivia lo más subversivo es tener esperanzas, lo más subversivo es el humor y la desobediencia, lo mas subversivo es no tener bando y es a eso a lo que nosotras estamos apostando una vez más.

 ¿Qué está pasando?

No es fácil de explicarlo porque este conflicto aún no ha terminado. Fue creciendo y metamorfoseándose por horas. El conflicto vació ojos, paralizó tres corazones y apaleó incontables piernas y cabezas hasta convertir las calles de la ciudad de La Paz en un escenario de guerra, que se tranquilizó por pocas horas con un motín policial generalizado.

Evo ha denunciado ante la comunidad internacional que se trata de un golpe de Estado impulsado por la CIA y la oligarquía fascista terrateniente cruceña y eso es en parte cierto, pero es sólo la mitad del conflicto.

Fuimos el 20 de octubre a unas elecciones generales a votar con la mansedumbre dulce propia de estas tierras, pero tanto las urnas como las papeletas estaban mojadas y vacías. Vacías de alternativas reales y mojadas por un fraude cuya magnitud ya ha denunciado la Comisión de observación electoral de la Organización de Estado Americanos y la Comisión de observación electoral de la Unión Europea.

Es por eso que el acto electoral no representó sino la apertura de un conflicto latente en la sociedad boliviana y en la región. La crisis profunda de la democracia liberal representativa y de la forma “partido” como la forma exclusiva y oficial de hacer política.

 

Falsa disputa entre izquierda y derecha

Me cansa volver a repetir que El Movimiento al Socialismo (MAS) está exportando al mundo la idea de que lo que está aconteciendo en Bolivia es un bloque popular progresista contra una derecha extrema y fundamentalista. El gobierno de Evo Morales fue desde hace muchos años el instrumento de desmantelamiento de las organizaciones populares dividiéndolas, convirtiéndolas en dirigencias corruptas y clientelares, haciendo pactos parciales de poder con los sectores más conservadores de la sociedad incluidas las sectas cristianas fundamentalistas a las que les regaló la candidatura ilegal fascista de un pastor evangélico coreano, que fue avalado con el beneplácito del MAS.

Al mismo tiempo Evo Morales fue construyendo en torno de su figura un caudillismo que nos ha llevado al país entero y al propio proyecto masista a un callejón sin salida.

Él es la figura única convertida de forma delirante en el símbolo y la concentración de poder irreemplazable, en la figura portadora del mito del “presidente indígena” cuyo único poder simbólico es el color de la piel, pues lleva adelante un gobierno habitado por un circulo corrupto de intelectuales y dirigentes que lo veneran porque lo necesitan como careta. Tal cual titulaba Franz Fanon en su libro Piel Negra, Máscaras blancas. Evo es el caudillo y la máscara nada más. Todo su contenido popular es meramente retórico y eso ha llevado al hecho de que hoy esté al frente de un proyecto político agotado, vacío y cuya única posibilidad de continuidad ha sido la destrucción de toda forma de disidencia, critica, debate, producción cultural o económica. Su modelo es neoliberal consumista, extractivista, ecocida y clientelar.

Es por esa razón que frente al fraude electoral fue surgiendo rápidamente el repudio concentrado en una generación sub 25, muy joven y urbana, que fue la protagonista de esta resistencia de casi 20 días.

La fascistización del proceso: entre dos caudillos delirantes

En esos días la palabra democracia fue siendo lentamente vaciada de contenido y convertida en un eslogan de grupos fascistas y fundamentalistas.

Evo Morales decidió exaltar las manifestaciones racistas para victimizarse y usarlas de forma perversa, al punto que los actos de racismo cometidos en el paro se convirtieron en parte de la propaganda gubernamental amplificando su discurso y convirtiendo el racismo en un acto eficiente para el propio gobierno. Dado que el movimiento de crítica fue y es exclusivamente urbano, el gobierno también exaltó las contradicciones urbano-rurales, como si el conflicto fuese entre unos y otros. La intención fue usar ambas contradicciones para descalificar las críticas y ganar tiempo. El costo social no les importó.

Frente al caudillismo evista, el proyecto cruceño enfrentó otro caudillo aparentemente antagónico, pero al mismo tiempo complementario. Un hombre blanco, empresario, presidente de un ente “cívico”, que usó el fanatismo religioso y un discurso abiertamente misógino y que entre líneas promete a los hombres de la sociedad la recuperación del control sobre las mujeres. Al punto de que su brazo derecho, abogado y consejero, es el defensor de lo que en Bolivia se ha llamado la Manada boliviana, quienes violaron a su propia amiga en una noche de discoteca. El fundamentalismo religioso del cívico cruceño llamado Camacho vendió la idea de la recuperación de la familia, la nación y la persecución del “mal”; disfrazó sus racismo como interés nacional y su misoginia como interés de la familia.  El antagonismo aparente exacerbó los ánimos, polarizó el conflicto, y sustituyó los argumentos por democracia y los convirtió en puestas en escena de enardecimiento machista. L@s jóvenes empezaron a desfilar con escudos y cuando la policía se amotinó, se convirtió inmediatamente de fuerza represora a héroes armados y protectores del conflicto.

Hoy con muchos millones de dólares de por medio se está garantizando la lealtad del ejercito para alguno de los dos frentes en conflicto. Evo Morales o Camacho.

En ambos casos la salida es conservadora. La fascistización del proceso ha silenciado a la sociedad civil y ha concentrado la decisión en las cúpulas más sanguinarias de Morales o de Camacho.

Parlamento de las mujeres

Esto que les cuento ha sucedido en pocas horas en un proceso confuso de guerra intensa de fake news, que ha exacerbado todos los miedos: miedo a hablar, miedo a tomar posición, miedo a no tener bando.

La capacidad de la población de procesar lo que esta sucediendo ha sido mutilada. No hay espacios de análisis, ni de discusión. La discusión de la salida está nuevamente lejos de la gente y muy confusa. Nadie que no tenga un arma parece tener derecho a hablar.

Es por ello que como parte de una serie infinita de acciones tomadas por Mujeres Creando estos días hemos decidido abrir un espacio deliberativo de mujeres llamándolo “Parlamento de las mujeres”, donde podamos dar voz a nuestras esperanzas, donde se instale un clima de diálogo y argumentación, que es lo que esta fascistizacion nos esta arrebatando.

Hacerlo en medio de un clima que se ha convertido en la pugna entre dos golpes de Estado, entre dos fascismos, representa un esfuerzo de retornar al debate original sobre democracia. Necesitamos pensar, debatir y aportar soluciones concretas: esa es la tarea del Parlamento de las Mujeres, que retoma, pero en condiciones de emergencia, la propuesta nacida en la Grecia de Sypras y planteada por Paul Preciado.

Contra la privatización de la política: la crisis regional

Estoy convencida que los conflictos en Bolivia, Perú, Ecuador y Chile muestran, con diferentes facetas y bajo diferentes contextos, la crisis de la democracia liberal representativa y la privatización de la política.

Todo el proceso neoliberal había ido reduciendo el contenido de la democracia a una suerte de acto burocrático y de aparato eleccionario, y nada más. Este proceso ha derivado en que las elecciones se hayan convertido en actos legitimadores de la exclusión masiva de los intereses de la sociedad, de los intereses de sectores concretos, de las voces complejas que componen una sociedad en espectadores excluid@s legalmente del derecho de hablar, pensar y decidir.

A eso le llamo privatización de la política. Evo Morales, en su renuncia, decía haber nacionalizado los recursos naturales en Bolivia, refiriéndose a la explotación del gas natural. Si bien esa nacionalización es parcial, una cosa que ha hecho es privatizar la política al punto que si no eras del partido ningún derecho tenías a decir nada, pero si eras del partido tampoco, puesto que las decisiones eran y son manejadas por una cúpula cerrada. Eso ha creado alrededor un vacío democrático gigante que es el espacio que el fascismo ha utilizado para instalar un contra-modelo caudillista, que coloque las frustraciones en el plano de una polarización insalvable que solo sea resuelta por la vía del uso del terror, de la mentira, de la lógica del más fuerte.

Esta misma crisis en Chile, Perú o Ecuador tiene características diferentes, pero básicamente expulsa a la sociedad y las luchas sociales por fuera de “la política” y nos aleja de la idea de que las soluciones son “políticas”, son deliberativas o son en base a acuerdos. Se instala la fascistización generalizada, el terror, para convertir las soluciones legítimas y los cuestionamientos sociales en escenarios de contraposición violenta de fuerzas. A eso le vengo llamando la fase fascista del neoliberalismo.

La religión por eso, en todos los casos, adquiere una preponderancia porque al negarle a la política el espacio del discurso se abren los fanatismos alimentados por visiones “religiosas”, la captura de las libertades sexuales y las libertades de las mujeres es la recompensa que estos procesos prometen.

Lo invisible

El escenario se está moviendo además con fuerzas invisibles no explicitadas que ponen el dinero, las armas, y que diseñan estratégicamente los escenarios de dolor y los relatos. Detrás están los intereses de los proyectos chino, ruso y norteamericano no sobre Bolivia, sino sobre toda la región, pero también la disputa por el yacimiento de litio más grande del mundo, que està sin explotar y sin dirimir en el salar de Uyuni, en Potosí.

En Bolivia se está disputando el control sobre Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua, por decir lo menos. Por lo que las protestas se han convertido en el escenario manipulado de las fuerzas que nos están usando.

Desenlaces en lugar de soluciones

En el caso boliviano parece no haber solución: la gente esta presionada a asumir un bando según procesos identitarios fanáticos, según relatos que nada tienen que ver con los hechos, según relatos mesiánicos y caudillistas.

Es por eso que nosotras estamos concentrando nuestros esfuerzos en la discusión más básica, no gastar las energías en tratar de convencer a ninguno de los anillos fascistas que construyen sus respectivos relatos, sino afirmar los espacios sociales que venimos abriendo desde hace décadas.

Retomar el espacio de nuestros propios cuerpos. Por eso la palabra democracia, que despierta ilusiones, puede ser convocante para preservar lo que tenemos, el lugar que ocupamos, las libertades que de hecho y sin permiso alguno ejercemos.

No únicamente desde la activación de ideas, sino desde la activación de afectos, de las emociones. Por eso el humor, por muy irónico que parezca, el humor social, la capacidad de burlarte de los relatos fascistas, ha surgido con mucha fuerza de forma espontánea desde todas las esquinas.

Si han convertido nuestros reclamos en la pregunta de ¿cuál es el más macho, cuál es el más fuerte? solicitamos un ring donde todos los actores en conflicto se agarren en un duelo a muerte entre ellos y a nosotr@s nos dejen en paz.

No somos carne de cañón.

Dos integrantes (María Galindo y Yola Mamani) de Mujeres Creando mantiene vigilia en las afueras del Hotel Casa Grande donde Luis Fernando Camacho y otros cívicos se encuentran reunidos. Están a la espera de que Camacho pueda recibir una carta.

“Estamos en la puerta del hotel casa Grande, para entregarle una carta en persona. Una carta para pedirle a él y a todos los cívicos reunidos para pedirle a él y a todos los cívicos reunidos para decirles que no nos representan, que cuando hablamos de democracia, hablamos de las libertades de las mujeres, de las libertades sexuales, hablamos de estado laico, de los derechos indígenas. No hablamos de racismo y que por lo tanto no está en nuestro nombre. Luchar por la democracia, no es luchar por el fascismo”, indicó María Galindo.

 

 

CARTA ABIERTA A LUIS FERNANDO CAMACHO, PRESIDENTE DELCOMITÉ CÍVICO PRO SANTA CRUZ

¿CUÁNDO PODEMOS ENTREGARTELA, SIN SER AMENZADAS E INSULTADAS?

A horas de que convoques a uno de tus tantos cabildos que de cabildo solo tiene elnombre, se nos hace urgente escribirte una carta abierta porque una feminista, una gremial, una lesbiana o  un gay o alguien de la periferia solo podría llegar a ti a través de una calle de la amargura. Tus cabildos son arreglados y los pintas de Democracia para que nadie note la ambición que tú y tus logias tienen, la de controlar el Gobierno, para no compartir con el MAS las riquezas de todas y todos.

Por eso, como pasó con los residentes de Roboré, integrantes de Mujeres Creando y otras compañeras feministas en la última Asamblea de la Cruceñidad, denunciar tus intereses u opinar diferente es imposible, porque al Igual que en las rotondas, impera la violencia, 'forma de lucha' que has promovido junto a la Unión Juvenil Cruceñista, esa lucha que le ha costado a tus peones dos muertos.

Te llaman líder y te ensalzan como enviado de Dios y  como en Santa Cruz prepondera el machismo, mujeres y hombres te han apodado el Macho Camacho. Para nosotras, aparte de macho, sabemos también que eres un facho. En tus discursos has tomado la estrategia de hablar de un dios porque en el fondo, no tienes propuestas de país, ni estas con los pobres, ni con las mujeres. Tu estas con el empresariado cruceño y con la iglesia que en momentos de crisis intenta resurgir para instaurar una dictadura fascista y conservadora.

Llevas casi un mes montado sobre el malestar de la población que exige se respete el voto del referéndum del 21F y también de las elecciones del 20 de Octubre. Y en tan solo un mes, se han pateado collas, agredido mujeres que trabajan en las calles, mujeres que circulan en bicis, cantantes en protestas, porque sin consultar con el pueblo has decretado que 'por Santa Cruz no se mueve ni un cepe' a excepción delos autos lujosos de tus amigos. Y tus huestes y la gente más reaccionaria ha salido a las calles a hacer cumplir tu palabra mejor que la policía de Evo Morales.

Te has puesto como un caudillo, como un salvador frente a otro tipo de tirano que al igual que tú comenzó por nombrarse el representante del pueblo. Uno que ni siquiera tiene demandas más allá del respeto del voto. Que no dice nada del modelo económico depredador que tus socios juntos y revueltos con el MAS impulsan. La sangre y la muerte de nuestros bosques son también culpa del comité cívico Pro empresarial.

Lo que tú y otros cívicos defienden no es una reforma profunda que responda a la crisis social y política. Ustedes defienden la Machocracia, donde solo hombres pueden hablar de política y del futuro del país, donde las mujeres existen como adornos, como reinas de comparsas o están agrupadas en comités cívicos para Impulsar marchas pro vida.

Camacho tu no nos representas, esta lucha es del pueblo que exige nuevas elecciones, un nuevo tribunal para que el próximo gobernante respete nuestros bosques, nos garantice salud, educación, trabajo y el respeto a las libertades sexuales que han sido pisoteadas por el gobierno de Evo Morales.

Esperando que tú careta de salvador se caiga pronto, seguiremos construyendo una sociedad más allá de la polarización, violencia, homofobia y racismo. Porque no necesitamos a ningún caudillo que nos salve ni nos represente.

Firma, Mujeres Creando

Se adhiere, ARTCULADORA CRÍTICA DE FEMINISMOS

Santa Cruz.4 de noviembre de 2019

 

Cobertura relacionada

Entrevista a María Galindo por la carta que Fernando Camacho no recibió en Bolivisión

Articulos relacionados

Quién nos salva? Nadie nos salva! Quien nos guía? Nadie nos guía! Ellos de nuevo? Huevo carajo!

Grafiteada post elecciones 2019

Intervencion en el monumento al soldado desconocido en el centro de La Paz. Asi como los monumentos representan el discurso patriarcal y chauvinista del estado. Nuestra intervencion colectiva apunta a proponer otros lenguajes de lucha y contenidos mas profundos. La polarizacion de la sociedad tiene como uno de sus ejes principales el caudillismo y el mesianismo. Esta intervencion fue realizada por la articulacion de mujeres feministas gestada y propuesta desde Mujeres Creando.

Sin soldados no hay guerras

Greta Vargas - Integrante de Mujeres Creando


Es urgente salir de la dicotomía que nos muestran los políticos de un bando o de otro. Para esto, uno de los pasos es develar al caudillo, aquel que se presenta como único salvador, aquel que tiene la verdad absoluta y que además sabe que es bueno (según su lógica) para la sociedad, así poco a poco se va armando un pedestal duro e insensible, desde donde el cual desplegará todo su poder en un momento determinado. Así pasó con Evo Morales el año 2006, en un contexto álgido, las condiciones lo favorecieron, la sociedad buscaba alguien en quien creer, es así que la mayoría que votó por él, confió en sus palabras, en sus promesas, pero con el paso del tiempo y al concentrarse el poder sólo en él, fue cambiando hasta convertirse en lo que ahora es. Una persona incapaz de escuchar y ver lo que está sucediendo. No quiere escuchar la voz del pueblo, no quiere saber del voto ciudadano que le dijo NO queremos tu re re elección. No quiere ver toda la violencia desataca a raíz de su tozudez por no querer dejar la silla presidencial en las cuestionadas elecciones de este 20 de octubre.


Ahora, otra figura igual o más peligrosa se forja en Santa Cruz, ¿acaso Luis Fernando Camacho es el próximo caudillo?, ¿Otra vez se caerá en el error de endiosar a una persona e idealizarla hasta tal punto de dejarse deslumbrar y seguirlo sin importar el contenido de su discurso? Pero, esta vez, se nos presenta impregnado de un halo religioso, en una sociedad enceguecida por la fe católica, con un discurso lleno de misoginia, homofobia y machismo, pero disfrazado de paz, amor y unidad. Esta figura nos advierte la pérdida de nuestras libertades conquistadas, significa un retroceso total a todas las conquistas de una sociedad que busca ser libre en todos los sentidos.


El caudillo, esa voz autorizada, esa imagen impositiva, que sube al poder impulsado por los deslumbrados por su carisma, creyentes de sus discursos demagogos, por quienes lo apoyan ciegamente. Serán más adelante la carne de cañón, cuerpos dispuestos a recibir golpes, balas, dispuestos a enfrentarse a nombre de un tercero que les ha vendido un sueño falso. Olvidándose completamente de sí mismos. Cuando la base de toda sociedad, es la individualidad, no seguir ningún mesías que sólo destruye el criterio propio.   


¿Cómo podemos enfrentarnos a un tirano? Tal como podría ocurrir en una familia, donde el padre es violento el hijo se rebela, lo critica, no quiere ser como él, pero al defenderse lo hace en el mismo código de su agresor: la violencia, se defiende a puño cerrado contra el padre. Al hacer esto, cae en su propia crítica, pero ¿Qué herramientas tiene ese hombre que cuestiona la tiranía de su padre, además de la violencia? ¿Qué puede hacer? cuando dentro de la construcción de su masculinidad la violencia, el imponerse contra el otrx es el único lenguaje que conoce. ¿Cómo romper con esa cadena que solo trae sangre, muerte y desgracia? Esta es una tarea pendiente y urgente que deben responder principalmente los hombres.


Evidentemente, estamos en un contexto tenso y violento, donde conviene a caudillos contrincantes exacerbar el racismo, la violencia, al alarmismo, la conspiración, etc. y así enfrentarnos entre bolivianxs hasta el cansancio, mientras que los de arriba llegan acuerdos basados en intereses económicos y políticos. Por eso, es urgente pensar en otros lenguajes de lucha. Es urgente y es posible.


Las trágicas muertes de dos personas en Montero, nos dice que la violencia va de subida. Antes de alarmar a la sociedad anticipando situaciones que esperemos que nunca sucedan, es importante decir que sin soldados no hay guerras. Los hombres de arriba, pero especialmente los de abajo deben saber que sin cuerpos armados no hay confrontación, niéguense a disparar, a herir al otrx. Por eso, en tono imperativo pedimos, exigimos a todos los hombres que TRAICIONEN AL PATRIARCADO, rompan con ese padre simbólico, que habla desde la comodidad de su despacho, de su tarima, alejado de la confrontación, pero que lanza sendos discursos dirigidos a confrontar. Rompan con la violencia, rompan con ese mandato de: “hay que ponerle el pecho a las balas”. Cuando lo más importante es la vida, lo prioritario es cuidar la vida de cada persona. No necesitamos héroes forjados en medio de muerte y confrontación. Necesitamos nuevos lenguajes de lucha, nuevos horizontes de protesta, necesitamos reinventar lo que entendemos por política.


Nosotras las mujeres, desde distintos feminismos nos negamos a entrar en un lenguaje de violencia, nos negamos a entrar en la polarización, porque sabemos que es propio de la machocracia (*) por eso en cada departamento abrimos espacios de análisis, debate de la coyuntura que estamos viviendo y salir a las calles de forma no violenta. Porque es importante preguntarnos como sociedad ¿cómo llegamos a este punto? Y si escarbamos sabremos que es el sistema político representativo el que no funciona, el que está desgatado. Porque sólo conocemos al caudillismo como forma de hacer política.


Creemos que es posible salir de esta cruenta situación, abriendo grietas para repensar el país, lanzado preguntas y más preguntas sobre democracia, política, libertades, impregnando las calles de otros lenguajes de lucha, inventando protestas creativas y pacíficas. Y sobre todo, tomando la palabra y advertir que no podemos repetir los mismos errores del pasado. Porque no necesitamos de ningún caudillo, tampoco ser expertxs ni politólogxs, para analizar lo que diariamente vivimos y sobre todo para saber que necesitamos.


(*) Término acuñado por Maria Galindo que significa una caracterización de la política en manos de los patriarcas, enraizadas en violencia, corrupción, y misoginia.

Desde la acera de enfrente, Columna semanal de María Galindo públicada el 23/10/2019 y grabada el 28/10/2019

El día de las elecciones, a pesar de todas las arbitrariedades cometidas durante todo el proceso electoral, arbitrariedades que han sumado, una a una, rabia y desconfianza, la gente ha ido a votar con una tranquilidad y un aplomo colectivo impresionantes.

Sin insultos, sin ni un solo acto de violencia, demostrando una vez más en la historia de este país que las soluciones vienen desde abajo. Hemos demostrado que el problema está en los políticos y que los odios que cultivan les sirven a ellos, y a nadie más.

Esa actitud generalizada ha sido un mensaje colectivo que decía: respeten nuestro voto, por favor.

Es la suspensión inesperada, sospechosa, irresponsable e inexplicable del conteo rápido, suspensión para la que la presidenta del Tribunal Electoral no ha dado ninguna explicación, lo que ha levantado la desconfianza, la rabia y la ira explosiva.

Lo sucedido en todos los tribunales departamentales es responsabilidad de la sala plena del tribunal supremo de la mentira electoral, que bien se ha ganado el nombre de sala funeraria de la democracia. La desconfianza en los resultados electorales que nos anuncian tiene esa causa y esa responsabilidad.

¿Cuál es la salida?

La salida el domingo era no suspender el conteo rápido, tan simple como eso.

¿Cuál es la salida hoy? ¿En manos de quién dejarían esa salida? Así como no dejaría a un bebé pequeño, un animalito y ni siquiera una planta al cuidado de personajes como Quintana, Romero o García Linera; de la misma manera dejar la salida en manos de hombres así, cuyo único interés es el poder y el dinero, es suicida. Dejar, por otro lado, la salida en manos de Camacho del Comité Cívico Pro Santa Cruz, dejar la salida en manos de machistas que entienden esta disputa como una disputa de poder, es abrirle las puertas al fascismo; es abrir los ataúdes una vez más para que gane, una vez más, el más fuerte, el más sanguinario, el más impune.

Convertir el fraude en un enfrentamiento racista es impulsar, desear y promover el racismo.

Convertir el fraude en una polarización social del país entero es fascistizar la discusión. Esto no es indígen@s contra blanc@s; ni citadin@s contra campesin@s; ni cambas contra collas.

Los sentimientos regionales en Sucre, Potosí, Tarija, Pando y Santa Cruz frente a un tribunal electoral que no tiene credibilidad, nos colocan frente a una crisis política generalizada. Se engaña el Gobierno si cree que puede reeditar la burla del voto como lo hizo en el referendo. Se engaña el Gobierno si cree que este es un problema de Mesa, el problema está también en su mesa.

Por eso creo que es urgente que un grupo grande de mujeres tome la iniciativa de proponer una solución al país para salir de la lógica de pelea de gallos, propia de caudillos y salvadores que se erigen como encarnación de la patria y del pueblo.

Convoco a Cecilia Requena, Loyola Guzmán, Carmen Almendras, Graciela Toro a la renunciante vocal del Tribunal de Sucre, a las escritoras Liliana Colanzi y Magela Baudoin, a la politóloga Elena Argirakis, a la mujer policía que se negó a reprimir Potosí, a la presidenta del Tribunal Electoral de Santa Cruz; convoco a las periodistas de consciencia, que las hay muchas, a que formemos una mesa de diálogo para proponerle al país otra salida, que no sea la de desatar el odio.

La lógica de unos contra otros y si no estás conmigo estás contra mí es la lógica de pelea de gallos que viene gobernando y gastando al país históricamente.

Estoy convencida de que podemos llegar a una agenda de soluciones democráticas diferente a la que pueden plantear hombres deshumanizados y angurrientos de poder.

Así como no les dejaría al cuidado de la wawa, de la mermelada, ni del caldo; no les dejo al cuidado de la democracia ni del voto.

Podemos hacerlo y salir, por una vez en la historia, de esta gastada lógica patriarcal. Es cuestión de lanzarnos a sembrar esperanzas, a repartir flores, a gritar rebeldías, a abrir puertas en el cielo y no nichos en el cementerio. Nosotras nos jugamos el país, no el poder; nosotras nos jugamos las libertades, no el gobierno. Nosotras nos jugamos las esperanzas, no los cargos.

 


Se han quedado opas

Editorial públicada en Página Siete el 21/10/2019

Su militancia grita en el Palacio Evo no estás solo, pero Evo está solamente rodeado de llunkus. No habló Álvaro García Linera, ni Ramón Quintana ni Manuel Canelas. Fue Evo el que tuvo que tomar la palabra y no supo reconocer la derrota. Dicen haber ganado, pero sus rostros reflejan una incapacidad de reaccionar, no son capaces de reconocer la derrota. 

Con arrogancia, Evo anuncia su triunfo y no dice ni una palabra de la inminente segunda vuelta. Lo que se nota es que no se la esperaban, hace rato que no salen a la calle, su perplejidad muestra que se estuvieron mintiendo a sí mismos en ese círculo tóxico en el que se ha convertido el MAS hace mucho tiempo.

Patearon a l@s indígenas del Tipnis y eso el Beni se los cobró.

Quemaron el bosque chiquitano y eso Santa Cruz se los cobró.

Malgastaron el dinero en palacios, helicópteros y propaganda dulzona y falsa, y eso se cobró en todo el país.

Dejaron de dialogar con la gente y nos faltaron el respeto a tod@s y eso la población se los cobró.

Los movimientos sociales fueron una pantalla con dirigentes sin bases y eso la población se los cobró.

Asfixiaron a los medios de comunicación manipulando hasta las listas de invitad@s y eso tampoco les sirvió.

El voto obtenido por Carlos Mesa es un voto que tiene como único contenido inequívoco el repudio al MAS y sus arbitrariedades, por eso se puede quizás decir que Mesa no ganó, sino que es Evo quien perdió. No le sirvió no hacer debate ni ir a las entrevistas, su prepotencia es lo que lo llevó a esta derrota ya irreversible a esta hora.

La tranquilidad con la que la gente fue a votar, la fuerte movilización generalizada por el control del voto en un clima en el que nos han quitado ya todo,  hace que la votación tenga una fortaleza importante. No podrán negar los resultados ni podrán ensayar retórica alguna para no reconocer que deben ir a una segunda vuelta.

Irónicamente, l@s  masistas están en el Palacio Quemado y no en la Casa Grande del amo que se convertirá en el símbolo nítido del extravío del evismo.


Puedes ver nuestros grafitis en: Grafiteada post elecciones 2019

La Virgen de los Deseos

 

Dirección: Avenida 20 de Octubre #2060

Teléfono: (+591)(2)2413764

/VirgenDeLosDeseosLaCasaDeMujeresCreando/

La Paz

 

Los Deseos de la Virgen

 

Dirección: Calle Arenales #284

Teléfono: (+591) 69170006

/LosDeseosDeLaVirgen/

Santa Cruz

 

Contador de Visitas

 

www.cerotec.net
©2019 Mujeres Creando. Todos los Derechos Reservados.